LAS ULTIMAS NOTICIAS

A pioneros del surf los trataban de chiflados

Rodrigo Farías, fotógrafo y realizador audiovisual, estuvo ocho años recolectando material sobre los inicios del surf en Chile. Ese trabajo se transformó en el documental “Viejo Perro”, obra que ha sido seleccionada en festivales como surfilmfestibal y Ficsurf y que este sábado se exhibió en el cine Royal de Pichilemu, que data de 1925. Los pioneros de este deporte en el país fueron José Francisco Vicuña, Luis Tello, Icha Tapia y Álvaro Abarca, quienes se aventuraron a montar olas sobre arcaicas tablas. Eso fue en 1974, cuando eran unos veinteañeros. Fue prueba y error, hasta que lograron correr sus primeras masas de agua. De ellos, el único que queda con vida es Abarca. Vicuña murió hace 18 años de un paro cardiorrespiratorio; Tello, en 2007, por un infarto cardíaco; y Tapia de un accidente de surf, a principios de año. “Vivimos nuestras vidas al máximo”, reconoce Abarca, de 66 años. Abarca se emociona al repasar el viaje que en 1979 los llevó hacia el norte buscando olas. “Lo pasábamos extraordinariamente bien. Con un contacto con la naturaleza intenso. Yo comencé a fabricar mis propias tablas. Las primeras eran muy malas, pero de a poco fui aprendiendo hasta que ya funcionaban bien”, dice. -¿Qué significaba para ustedes surfear? -Sintonizar con la energía marina. Eso te retribuye un beneficio espiritual inigualable. Esto es muy especial porque la energía del mar está en movimiento. Tienes que combinar tus movimientos con los movimientos de una ola. Eso a ti te hace llegar a un nivel de concentración 100 por ciento, son segundos que valen por muchos años. Cuando corres una ola te olvidas del resto de tu vida, tu mente descansa. Te metes al agua y sales completamente renovado”, dice. -¿Cómo los recibía la gente? -Nos decían que estábamos chiflados. Que el surf no era en Chile, que las olas estaban en Hawaii. En ese viaje, cuando llegamos a Iquique, encontramos las mejores olas frente al Parque Balmaceda, en el corazón de la ciudad. Entonces un periodista nos fue a ver, nos puso en la portada del diario La Estrella y escribió: “Equilibristas náuticos realizan maromas acuáticas”. Fue su forma de definirnos como surfistas. ¿Todavía surfeas? -No. Un año, estuve con otitis con antibióticos que me dejaron fuera del agua. Afortunadamente coincidió con la llegada de mi último hijo (tiene tres) y me tocó concentrarme en eso. Vivo frente al mar, frente a una ola en la playa Cau Cau en la Quinta Región. Miro olas todos los días y a veces sueño que estoy surfeando. No me aproblem